Dulces sueños…

¡¡Hola chic@s!!

Desde hace tiempo me rondaba por la cabeza hablar sobre el descanso. Como saben, los que ya nos han leído algunas veces, no sólo hablamos de outfits y tips de belleza, sino que nos interesan otras muchas cosas que pueden ser interesantes para el bienestar de las personas, y hoy voy a hablar un poquito de mi rutina antes de irme a la cama.

Con mucha más frecuencia de la que quisiéramos, tenemos problemas para conciliar el sueño, porque estamos preocupados y/o ansiosos, ya que muchas veces nos dejamos arrastrar por las emociones o situaciones que vivimos en el trabajo o en el seno de la familia. El hecho de no dormir lo suficiente nos hace levantarnos estresados al día siguiente, y así un día tras otro…

Cuando nos pasan estas cosas (que nos pasan a todos), lo normal es recurrir al médico y alá, pastillas para dormir…, yo me voy hasta luego!!! jeje, pero yo, como siempre busco diferentes alternativas para llevar una vida más sana, empecé con el yoga, y es genial.

El yoga es una práctica que implica meditación  y se refiere a una tradicional disciplina física y mental que se originó en la India. Todos los tipos de yoga tienen un mismo objetivo común: la unión del cuerpo y la mente. Las posturas de yoga, llamadas asanas, son ejercicios de yoga que unen el cuerpo con la mente. Consisten en conseguir el equilibrio y la concentración en un punto, con una respiración adecuada.

IMG_2712

Cuando practico yoga, al terminar las secuencias  me siento en un estado de relajación total, con la mente calmada y sin tensiones en el cuerpo. Por ese motivo, desde hace ya un tiempo, antes de irme a la cama realizo estas posturas muy suavemente y así me garantizo el descanso adecuado y el sueño reparador que necesito, después una ducha bien calentita y duermo del tirón.

Hay que elegir un momento en el que se tenga cierta tranquilidad, por eso yo lo empecé a practicar por la noche. Lo normal, es que por las mañanas te levantes y empieces a “correr”, trabajo, niños, clases, comida, casa,… y yo, que soy una dormilona, prefería aprovechar los “cinco minutos más” y hacerlo por la noche. Al principio me costaba un poco, pero cuando coges el hábito y empiezas a sentir los beneficios en tu cuerpo sintiendo cada postura, tu respiración y la calma y la paz que experimentas, te enganchas como una boba. Sólo necesitas un pequeño espacio en algún lugar libre de distracciones, tranquilo, limpio y ventilado, y muy importante!!, ropa cómoda para que puedas mover todas las articulaciones del cuerpo con comodidad.

IMG_2726

IMG_2718.JPG

“Cuando encuentras la paz dentro de ti mismo, te conviertes en el tipo de persona que puede vivir en paz con otros”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s